El Pecado de la Homosexualidad 

Click to View

 

       "Homo" es de la palabra griega homos, significando "mismo; igual, idéntico". Homosexualidad es tener un deseo sexual por uno del mismo sexo. Cuando es aplicado a las mujeres, "lesbiana" se deriva de Lesbos, la antigua isla griega supuestamente habitada solamente por mujeres. Otro término para homosexualidad es "sodomía", la cual viene de la notoria actividad homosexual de los hombres de Sodoma (Génesis 19). Esta práctica de antigua historia es tan moderna como los titulares de hoy.

       "Ninguna sociedad ha aceptado jamás la homosexualidad como una 'norma alternativa' (Enciclopedia Baker de Psicología, Pág. 522). Siempre ha sido aceptado que las personas la practicaron, tal como en el Simposio (o debate) clásico de Platón, muchos de los Césares romanos eran gays. Acorde a los investigadores Kinsey, Pomeroy y Martin, menos del 5% de la población americana en 1948 tenían una fuerte conducta homosexual y el 5% era bisexual. Históricamente, siempre ha sido "vista negativamente en todas partes" (ibíd., Pág. 523). Hace cincuenta años en los USA., uno podía ser arrestado por "conducta desordenada" si era atrapado en alguna actividad homosexual.

       No obstante, el "movimiento pro-derechos de los gays" busca legitimar la homosexualidad como una orientación sexual normal, aceptable, con la que uno nace y que no se puede ayudar. En 1973, la Asociación Psiquiátrica Americana quitó la homosexualidad de su lista oficial de desordenes mentales. En 1975, la Asociación Psicológica Americana apoyó este cambio y urgió en una cesión de noticias que "todos los profesionales de la salud mental tomarán la dirección en la remoción del estigma de enfermedad mental que por largo tiempo había estado asociado con las orientaciones homosexuales".

       En Junio de 1969 hubieron 3 días de confrontación entre la policía y los homosexuales en el Greenwich Village de Nueva York, después que la policía irrumpió por sorpresa en un bar de gays. En 1968 empezó la Comunión Universal de Iglesia Metropolitana, la cual está compuesta principalmente de homosexuales. Hay una inquietud esparcida en los sistemas de las escuelas públicas de los USA a causa de la literatura que está siendo introducida en los grados de primaria enseñando que la homosexualidad es un estilo de vida normal y aceptable. En los programas televisivos de charlas se elogia (con exageración) a los homosexuales como personas normales, agradables, simpáticas, gentiles, amables, a quienes lo único que les ocurre es que tienen otra orientación sexual. La canción de Garth Brook, Seremos Libres (We Shall Be Free), urge la libre aceptación de los demás, aún de aquellos que son amantes homosexuales. Las principales denominaciones están en alboroto y agitación debido a la presencia de "pastores" homosexuales en sus iglesias. Es más tarde de lo que pensamos.

 

¿Qué Dicen Las Escrituras? 

       En ambos testamentos la Biblia condena fuertemente la homosexualidad como una perversión impía del designio de Dios de un hombre y una mujer en un matrimonio amoroso y para toda la vida (Gén. 2:18-25; Mat. 19:4-5). La Ley de Moisés condenó que los homosexuales fueran apedreados hasta la muerte. "No te echarás con varón como con mujer; es abominación" (Lev. 18:22). "Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre" (Lev. 20:13). Israel no debía aprender a imitar la conducta abominable, inmoral de las naciones cananeas alrededor de ellos (Dt. 18:9). Entre tales prácticas estaba el culto a los prostitutos homosexuales, conocidos como "perros", los cuales ejecutaban actos homosexuales como parte de la adoración pagana (Dt. 23:17; 1 Rey. 15:12). Tristemente, tal cosa surgió en Judá con el declinamiento moral en el tiempo de Roboam (1 Rey. 14:24). Las reformas de Josías incluyeron el derrumbamiento de las casas de estos sodomitas religiosos, las cuales estaban "... en la casa de Jehová ..." (2 Rey. 23:7).

       Pablo describe claramente la homosexualidad como una de las perversiones morales de los gentiles en su rechazo de Dios. "Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío" (Rom. 1:24-27). La ley de Dios condena la homosexualidad, junto con al asesinato, como rebeldía impía (1 Tim. 1:10). Pablo enlista la homosexualidad entre aquellas practicas pecaminosas que le impedirán a uno ir al cielo: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Cor. 6:9-10). "Afeminados" o "somoditas" (NVI) traduce la palabra griega, malakos. Literalmente significa "suave al tacto". Los griegos la usaban metafóricamente para referirse a los varones que jugaban el papel pasivo en los actos homosexuales, en otras palabras, son quienes toman el papel de la mujer en el acto homosexual. "Homosexuales" se traduce de arsenokoites, que significa literalmente "varón en una cama". Los griegos usaron esta palabra para referirse al que toma el papel agresivo en un encuentro homosexuales, es decir, son quienes toman el papel del hombre en el acto homosexual. Algunos de los corintios se habían involucrado en actos homosexuales, pero el poderoso evangelio los limpió y liberó de su impiedad (1 Cor. 6:11). El Dr. James Dobson reporta una taza del 70% de éxito en los homosexuales que buscan consejo, por razones morales, para desenmarañar su orientación sexual. En consecuencia, esto no es algo con lo que usted nace y que no se pueda cambiar.

       Advirtiendo contra los falsos maestros licenciosos, Judas se refiere al ejemplo del fiero juicio de Dios sobre los pecados de Sodoma y Gomorra, los cuales incluían la homosexualidad. "Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno" (v.7, cfr. 2 Ped. 2:6). "Contra naturaleza" se refiere a la actividad homosexual. La única unión de carnes que Dios aprobó es la unión de "una carne" en el matrimonio de un hombre y una mujer (Gén. 2:18-25). En Gén. 19, los hombres de Sodoma rodearon la casa de Lot y llamaron a los dos mensajeros que Dios le envió. "Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. 5Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos" (Gén. 19:4-5). Cuan repugnante ver a esta multitud anhelante de una orgía homosexual. La vileza de sus pecados había clamado delante de Dios por un juicio (Gén. 19:13; 13:13). La ciudad fue consumida completamente por el fuego y el azufre del cielo (19:24 y Sigs.). ¡Dios no ha cambiado su visión de la homosexualidad como una abominación moral!

 

Factores Contribuyentes de la Homosexualidad 

       La homosexualidad no es una orientación genética heredada. "La teoría genética de la homosexualidad hoy día ha sido descartada generalmente" (Masters, Johnson & Kolodny, Sexualidad Humana, 1985, Pág. 411-412). El doctor médico James Dobson advirtió, "La homosexualidad a menudo parece ser el resultado de una vida de hogar infeliz, usualmente envolviendo confusión en la identidad sexual". El hogar típico donde esto ocurre es "donde la madre es dominante, sobreprotectora, y posesiva, mientras el padre está rechazando y ridiculizando al niño" (Respuestas del Dr. Dobson a Sus Preguntas Acerca del Matrimonio & la Sexualidad, Pág. 111). El psicólogo clínico Joseph Nicolosi, autor de la Terapia Reparadora de la Homosexualidad Masculina, advirtió en una entrevista para una revista con Enfoque Sobre la Familia, "Mi trabajo con mas de 200 homosexuales señala una relación pobre con el padre ... una profunda ofensa o un profundo daño con respecto a su relación con su padre" (Citizen, Noviembre 16, 1992, Pág. 14).

       La homosexualidad es una respuesta condicionada, aprendida de un doloroso mal funcionamiento familiar, especialmente en los impropios papeles sexuales del padre y la madre. Esto contribuye a una orientación psicológica y emocional confusa de la identidad sexual de uno. El Dr. E.M. Pattison observa, como cuando un niño de 3-5 años de edad, "el niño se identifica fuertemente con el padre del mismo genero. El fracaso en identificar exitosamente, ya sea debido a la relación hostil, a la relación ausente o distante, o a otro conflicto, deja al niño en un sentido de identidad de sexos inadecuado e incompleto. Aunque otros aspectos de la personalidad se desarrollan, el niño continua hasta la edad adulta con el sentido de ser un varón o una hembra incompleta. Estos niños continúan buscando relaciones del mismo sexo hasta fortalecer su investigación interna por la identidad sexual. También, "el niño se identifica con el padre del mismo sexo para aprender a relacionarse con el sexo opuesto. La hostilidad de un padre hacia el otro puede empeorar el moldeamiento del cruce de sexos o géneros, como cuando el padre odia a la madre. Por consiguiente, el hijo aprende que las asociaciones con varones son mas deseables que relacionarse con la madre. O puede haber una competencia celosa. Por ejemplo, una madre puede volverse celosa de su hija relacionándose con hombres. Por tanto, la hija aprende que debe restringir sus relaciones a las mujeres" (Enciclopedia de Psicología de Baker, Pág. 523). Otra posible influencia que contribuye a la homosexualidad es la confusión de los papeles sexuales en nuestra cada vez más sociedad unisex. La conducta y vestimenta masculina y femenina a menudo es confusa en muchos varones y hembras.

       La homosexualidad puede ser ignorada si una persona realmente quiere agradar a Dios y si le es dada la correcta ayuda profesional. Los cristianos aborrecen el pecado pero aman al pecador. Alguien ha dicho, "Dios nos ama como somos, pero nos ama demasiado para demasiado para dejarnos quedar en ese camino". También debemos recordar que hay que seguir las pautas de Dios en cuanto al papel del padre y la madre en el hogar, de manera que los hijos vean el correcto papel del modelo masculino y la conducta femenina.

 

Por Jaime Restrepo

 

Click to View

Click to View

www.bible.ca: EN ESPAÑOL

www.bible.ca: IN ENGLISH