La Deidad de Cristo  

(Capítulo 3, Definición de Términos1)

 

       Las definiciones adecuadas de la naturaleza de Dios, la naturaleza de la Trinidad, y de la persona y naturaleza de Jesucristo son pre-requisitos para entender los muchos pasajes con respecto a la Deidad de Cristo.

       Más allá de eso, creemos que Jesús posee dos naturalezas, la humana y la divina; de esta manera tenemos la visión de que Jesús es completamente Dios (en naturaleza) y aún pleno hombre - Dios revelado en forma humana.

       La Biblia describe la doble naturaleza de Jesús tanto como Dios y como hombre (Fil. 2:5-11).

 

Jesucristo Posee los Nombres y Títulos de Dios 

       El argumento más fuerte para la Deidad de Cristo es el que más exasperó a los contemporáneos de Jesús. Se tomó para Sí mismo los nombres y títulos del Antiguo Testamento para Dios y también permitió que otros lo llamaran por los mismos nombres y títulos. Cuando Jesús se llamó a Sí mismo por aquellas apelaciones de Deidad, se enojaron tanto los gobernantes de los Judíos que trataron de matarlo por blasfemia. Las autoridades Judías no tenían duda. Este maestro Galileo estaba declarando ser el Dios Todopoderoso.

       Uno podría objetar, diciendo que la declaración de Jesús de aquellos nombres y títulos divinos no lo hacían a El y a Dios uno y el mismo. O, José Smith puede ser hombre, marido, amigo, y vicepresidente de ventas, todo eso al mismo tiempo. Algunos nombres y títulos, no obstante, son exclusivos y pueden ser tenidos por solamente una persona. Por ejemplo, puede haber solamente un presidente de los Estados Unidos en cualquier momento. Muchos de los nombres y títulos que la Biblia usa para Jesús fueron aquellos que solamente una persona correctamente podía tener - y ese era Dios

 

Yavé (Jehová)  

       Jesús declaró para Sí mismo el nombre de Dios más reverenciado por los Judíos, un nombre considerado tan sagrado que los Judíos ni aún lo pronunciarían: YHWH (ahora pronunciado a menudo Yavé o Jehová).

       Dios reveló primero el significado de este nombre a Su pueblo en Exodo 3. Después que Moisés le había preguntado con que nombre Dios debería ser llamado, el Señor contestó: "YO SOY EL QUE SOY ... Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros" (Exodo 3:13-14).

       La frase YO SOY no es la palabra YHWH. No obstante, es derivada del verbo "ser", del cual el nombre divino Yavé (YHWH) es también derivado en Exodo 3:15. De esta manera el título YO SOY EL QUE SOY que Dios dio a Moisés es la más completa expresión de Su ser eterno, abreviado en el v.15 al nombre divino de YHWH. La Versión de los Setenta, la traducción Griega del Antiguo Testamento Hebreo, tradujo el primer uso de la frase YO SOY en Exodo 3:14 como ego eimi. (El Griego era el idioma hablado en los días de Jesús y es el lenguaje en que el Nuevo Testamento fue escrito).

       Por tanto, en el tiempo de Jesús, la forma enfática de "Yo soy" (ego eimi) en Griego era el equivalente del Hebreo Yavé. Dependiendo del contexto, era una forma enérgica de decir "Yo soy" (como en Juan 9:9), o podría ser el nombre de Dios Mismo, el eterno YO SOY.

       En varias ocasiones Jesús uso el término ego eimi de Sí mismo como este puede ser usado solamente de Dios. El ejemplo más claro es cuando los Judíos dijeron a Jesús: "Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, YO SOY [Griego: ego eimi]. Tomaron entonces piedras para arrojárselas ..." (Juan 8:57-59). Los Judíos buscaron matarlo por la presunción de esa declaración de Deidad. El Antiguo Testamento era claro. La pena prescrita por la blasfemia era ser apedreado (Levítico 24:16).

       Jesús se atribuyó este título para Sí mismo en otras ocasiones también. Al principio en el mismo capítulo. Jesús declaró: "... porque si no creéis que yo soy [ego eimi], en vuestros pecados moriréis" (Juan 8:24). Dijo entonces a los Judíos: "Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy [ego eimi]" (Juan 8:28).

       Jesús afirmó continuamente Su deidad. Cuando los guardias del templo Judío, junto con soldados Romanos, vinieron para arrestarlo la noche antes de Su crucifixión, Jesús les preguntó: "¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús Nazareno. Jesús les dijo: Yo soy [ego eimi] ... Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra" (Juan 18:4-6). Fueron incapaces de permanecer de pie ante la fuerza de Su declaración y la fuerza de Su persona.

       Los escritores del Nuevo Testamento, convencidos de que Jesucristo era Dios, no vieron conflicto en atribuir a Jesús los pasajes del Antiguo Testamento que se referían a YHWH (Jehová).

 

Dios 

       La palabra Griega usada cientos de veces en el Nuevo Testamento para Dios es la palabra Theos (correspondiendo al Hebreo Elohim en el Antiguo Testamento). Jesús es llamado por ese nombre en distinción a los falsos dioses en un número de casos.

       La visión Bíblica Judeo-Cristiana de un Dios verdadero permanece en contraste con las religiones Hindú y Budista que, respectivamente, identifican el verdadero hombre mismo como uno con Dios.

       Dios permanece separado de Su creación. Los seres humanos no son una extensión de Dios.

       Siguiendo están ocho ejemplos del Nuevo Testamento donde Cristo es llamado Dios.

El Alfa y la Omega: el Primero y el Ultimo 

       Los términos Alfa y Omega dan una hermosa y pavorosa descripción de Dios. Mucho antes que las estrellas llenaran los cielos y que existiera nuestro universo, Dios era. Es desde la eternidad hasta la eternidad. Génesis 1:1 - "En el principio creó Dios ..." Sólo Dios merece el título de Alfa (el primero) y la Omega (el último).

       De esta manera, estos nombres expresan la naturaleza eterna de Dios. El es la fuente y meta de toda creación. Ningún ser creado puede declarar jamás correctamente ser el primero y el último de todo eso.

       Jesús y Dios son llamados el Alfa y la Omega, el primero y el último, en la Biblia.

Dios

Isaías 41:4 - "... Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros".



Isaías 48:12 -
"... Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero".


Isaías 44:6 -
"... Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.

Apocalipsis 21:6-7 - "... Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo".

Jesús

Apocalipsis 1:17-18 - "... yo soy el primero (prostos) y el último (eschatos); y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos ..."

Apocalipsis 2:8 - "Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto".

Apocalipsis 22:12-16
- "He aquí que yo vengo pronto ... Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último ... Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas ..."


       La importancia de los pasajes anteriores en el libro de Apocalipsis no pueden ser menospreciados. Son algunos de los ejemplos más fuertes y claros de la declaración de Cristo de Deidad. No puede haber dos primeros y dos últimos, dos Alfas y Omegas.

 

El Nombre Sagrado2 -- Un Idioma Sin Vocales 

       El idioma Hebreo se escribía con consonantes desnudas. No había vocales. El sonido de las palabras - su pronunciación - se transmitía oralmente por los rabinos, y eso en los tiempos bíblicos. Después, el hebreo cayó en desuso, por muchos años, debido a factores históricos e inevitables.

       Tan sólo en el siglo sexto de nuestra era empezaron a surgir eruditos en el idioma hebreo, llamados "masoretas" (del hebreo massorah, que significa, tradición), que establecieron un sistema de puntos y señales para representar las vocales, o mejor dicho, los sonidos vocales abiertos y cerrados. Por eso se les llama "señales masoréticas". Se colocaban debajo, encima y hasta entre las consonantes.

       Conviene recalcar que esas anotaciones vocales no formaban parte del texto sagrado original de la Biblia. El texto del Antiguo Testamento se compone de puras consonantes. Por esa razón, la palabra que se conoce como Jehová, constaba de sólo cuatro letras, esto es, de cuatro consonantes hebreas: la iod, la he, la vau, y de nuevo la he; las que formaban la palabra YHVH o JHVH. Se acostumbraba llamarlas el tetragrama, del griego, que quiere decir "cuatro letras".

 

Pronunciación Perdida 

       Es equivocado afirmar que la pronunciación actual del texto masorético es exactamente la misma que la de los tiempos bíblicos. Como ya dijimos, por diversos motivos hubo una acentuada declinación del idioma hebreo, a consecuencia de las dispersiones del pueblo hebreo, que produjeron un largo período de casi completo desuso de su idioma. Además ocurrió un aflojamiento de las tradiciones entre los israelitas y aparecieron transformaciones naturales que el tiempo opera en un idioma.

       En hebreo, hay una palabra, qeri, que significa "lo que se debe leer", y los masoretas la usaron escribiéndola al margen, para indicar correcciones del texto manuscrito de la Biblia. A propósito, el profesor Guillermo Kerr, dice en su Gramática Elemental de la Lengua Hebrea, Págs. 90-91:

       "Cuando el escriba encontraba una palabra equivocada, la marcaba con un asterisco, colocaba sobre ella las vocales de la palabra correcta, y al margen escribía qeri (lo que se debe leer), y entonces escribía la palabra correcta.

       "El qeri más común era el tetragrama del nombre de Dios, del pacto de Israel (JHVH), que era considerado inefable por el supersticioso escrúpulo de los hebreos para pronunciarlo. Para evitar que alguien lo profanase, colocaban debajo de él las vocales a,o,a, de la palabra Adonai (Señor). Eso se volvió tan común que no era preciso colocar más al margen las consonantes de la lectura deseada. El tetragrama con sus vocales... obligaba al lector a decir en el acto: Adonai".

 

No Hay Objeción a Jehová 

       A continuación transcribimos una valiosa observación de los eruditos Martin y Klan, que consta en la obra El Jehová de la Torre del Vigía, Pág. 146:

Pronunciación Incierta 

       Si los testigos de Jehová pretenden hoy restaurar la pronunciación de "Jehová", están construyendo una fábula; porque procuran restaurar un vocablo incierto. Si quieren restaurar un hecho acerca del uso del tetragrama, deberían evitar pronunciarlo, sustituyéndolo por la palabra "Señor", cosa que estableció la cristiandad.

       Si pretenden restaurar sólo el tetragrama, entonces deberían escribir apenas las consonantes JHVH en sus traducciones de la Biblia, dejándolas como una expresión impronunciable. De cualquier manera, nunca tendrán ellos la seguridad de la exactitud del nombre que pretenden restaurar.

 

Siete Nombres de Dios 

       Los testigos cometen un error al sostener que el único y específico Nombre divino haya sido siempre Jehová; y que ahora, en el siglo veinte, sean ellos comisionados a "restaurar" ese nombre.

       La Biblia atribuye varios nombres a la Divinidad, todos válidos y solemnes: JHVH, Adonai, Elohim, El, Elion, El-Saddai. No creemos que haya un nombre privativo de Dios, el creador de los cielos y la tierra, el autor del plan de redención.

       ¿Habrá sido el nombre de Jehová el primero en aparecer en la Biblia? ¡No! El primer capítulo de Génesis menciona 28 veces el nombre de Dios, pero en Hebreo es Elohim. Ejemplos: Gén. 1:1, "En el principio creó Elohim los cielos y la tierra". En el versículo 2: "El Espíritu de Elohim se movía sobre la faz de las aguas". Versículo 3: "Y dijo Elohim..." Versículo 4: "Y vio Elohim que la luz era buena". Y así sucesivamente.

       Gén. 1:27 menciona que Elohim creó al hombre. Gén. 2:3: "Bendijo Elohim al día séptimo". Apenas en Gén. 2:4 aparece por primera vez el nombre Jehová; y aún así, va asociado con Elohim. Dice ahí: "El día que Jehová Elohim [Dios] hizo la tierra y los cielos". Y en el versículo 7 se repite.

       Por lo tanto, a pesar de los nombres, la Divinidad es la misma. Más adelante se encuentra la palabra "Jehová" sola. En otros lugares se encuentra el nombre Adonai, en otros El, y hasta Elion, El-Saddai, Jehová-Sabboath (El Señor de los ejércitos).

       Citemos el caso de Jueces 13:8 - "Entonces oró Manoa a Jehová (Señor), y dijo: Ah, Adonai (Señor) mío, yo te ruego que aquel varón Elohim (Dios) que enviaste, vuelva a venir a nosotros..."

       Para finalizar preguntamos: ¿A cuántos dioses se refiere ese texto de Jueces 13:8? ¿Cuántos seres divinos están involucrados en él?

       La verdad es que Jehová, Elohim y Adonai designan a la misma persona de Dios, el único verdadero Dios, creador y sostenedor de los mundos, y autor del plan de redención

       La palabra Jehová parece no haber salido de labios de Cristo, y tampoco fue usada por sus seguidores inmediatos. Cristo y los escritores del Nuevo Testamento citaban las Sagradas Escrituras hebreas, y también la Versión de los Setenta, que vierte el tetragrama por Kurios (Señor, en griego), con mucha propiedad, ya que éste no se podía pronunciar por temor a la superstición de los rabinos.

       Entonces aquí cabe la pregunta final. Si la Versión de los Setenta, fue vertida del hebreo al griego por un grupo de eruditos judíos, ¿por qué esos celosos judíos no dejaron intacto el tetragrama; sino que en lugar de eso, lo vertieron por Kúrios (Señor), como se ve en los ejemplares disponibles de esa Versión?2

       La palabra Griega Kurios (Señor) (que en Hebreo es Adonai), se usa en el Nuevo Testamento para referirse a la Deidad, sea hablando del Padre, del Hijo o del Espíritu Santo; aunque preferentemente, se aplica a Cristo. Adonai, literalmente es en Hebreo "Mis Señor"; de "Adon", Señor, y "ai" Mis. Y aunque se traduce o pronuncia en singular, esta expresión significa "Mis Señores".3

       Kurios es un adjetivo que significa tener poder o autoridad y es usado como nombre. También tiene el sentido de dueño. En Lucas 19:33-34, por ejemplo, se habla de los dueños del pollino y del Dueño: en griego kurioi y Kurios.

       Está demostrado que los Testigos de Jehová son expertos en falsificaciones Bíblicas,3 con el propósito de poder enseñar que Cristo no es el Dios eterno, lo tal puede ser visto por su uso indiscriminado del nombre "Jehová".4

       Cristo, como el que existía en la historia del Antiguo Testamento, era conocido por los mismos títulos y nombres que eran del Padre y del Espíritu. Era una persona igual en la sola Deidad unidad referida como Elohim (Gén. 1:26 - es plural, "Hagamos al hombre a nuestra imagen). También era participante del nombre memorial de Dios, "Jehová", que enfatizaba su eternidad. Compare estos pasajes del Antiguo Testamento con sus equivalencias en el Nuevo Testamento y vea (Comp. Exodo 3:14 y Sig. con Juan 8:58; Isaías 40:3 con Mateo 3:3; Isaías 44:6 con Ap. 1:17).

       Sin embargo, si Cristo se despojó de estos títulos y nombres del Antiguo Testamento, Elohim, Jehová, etc., entonces ¿quién era él antes de que se encarnara? ¿Cuál era su nombre? ¿Dónde, en el Antiguo Testamento, es visto envuelto activamente en la redención del hombre? (Los Testigos de Jehová dicen que era Miguel, el arcángel, pero lo tal es pura conjetura absurda). Ahora, los TJ, por su uso discriminado del nombre "Jehová" en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, lo aplican solamente cuando sienten que el Padre esta siendo discutido y bajo el título "Señor" enseñan que Cristo no tenía el derecho o reclamo, cualquiera que fuera, para ser el Jehová del Antiguo Testamento. Expongamos y refutemos esta práctica perjudicial.

       Los TJ transmiten la misma palabra Griega, Kurios, como "Señor" cuando se refiere a Cristo y como "Jehová" cuando se refiere al Padre (Comp. Mateo 4:4,7; 7:21 y Sig.; 22:44; etc.). Primero: La palabra Kurios no es la misma palabra así usada para Jehová (YHVH) en el Antiguo Testamento; ¡es una palabra totalmente diferente! No hay forma en que uno pueda conseguir "Jehová" de Kurios. Segundo: La palabra Jehová, en vista de que no es Griega, nunca es encontrada en alguno de los antiguos manuscritos del Nuevo Testamento. Ahora, insertar la palabra Jehová por la palabra Señor en la traducción del original Griego es suplantar la palabra original con otra. Lo tal es una perversión del verdadero texto. También, hacerlo así solamente cuando el Padre está siendo discutido (o es estimado) es puro prejuicio. Si la palabra Señor era suficiente para los apóstoles del Señor al referirse al Padre y al Hijo; si no vieron necesario hacer una distinción entre los dos por usar dos palabras diferentes; entonces ¿por qué lo hacen los Testigos de esta manera? ¿Realmente piensan que saben mas acerca de la escritura de la Biblia que los apóstoles inspirados de nuestro Señor?

       ¿Por qué los Testigos hacen tal distinción en su traducción? Algunos de ellos dirán que era necesario relacionar el correcto significado del Antiguo Testamento. Por ejemplo, las palabras "Jehová" y "Señor" se encuentran en el Salmo 110:1, el cual es citado en Mateo 22:44 usando solamente la palabra "Señor". No obstante, tenemos el pasaje del Antiguo Testamento que nos muestra que era el Padre hablándole al Hijo. Por tanto, la distinción no necesita ser hecha en el Nuevo Testamento, especialmente cuando la palabra "Señor" era usada por el Señor y sus apóstoles como equivalente a Jehová. ¿Por qué no vieron ellos necesario hacer tal distinción? La verdadera razón por la que los TJ vierten la palabra Señor como Jehová es que no quieren admitir que Cristo es igual en rango o título al Padre, lo cual está manifestado si ambos son llamados por el mismo título. No obstante, Cristo es verdaderamente Señor (Juan 20:28), como lo es el Padre (Mateo 11:25). El Señor es uno así como Jehová era uno - igual en persona, poder y propósito (Deut. 6:4).

       Los Testigos, en su intento perjudicial por insertar la palabra "Jehová" por "Señor" en conexión solamente con el Padre, han errado muchas veces. Porque no pocas veces han usado la palabra "Jehová" para "Señor", pensando que el pasaje se estaba refiriendo al Padre, cuando en realidad, se estaba refiriendo a Cristo. (Esto demuestra cuan unidos están el Padre y el Hijo). De esta manera, por su propia admisión accidental, han dado a Jesús el mismo nombre del Padre. Notemos unos pocos de estos disparates.

       El título Señor es usado libremente en ambos Testamentos para referirse a Dios y Jesús. En el Antiguo Testamento la palabra Hebrea para Señor era Adonai. En la Versión de los Setenta y el Nuevo Testamento la palabra traducida "Señor" es Kurios. Ambos, Adonai y Kurios fue usada para Dios por los Judíos.5

       En el Nuevo Testamento Kurios tenía dos significados, una común y una sagrada. El uso común fue un saludo cortés significando "señor" o "maestro". El sentido sagrado implica deidad. Algunos pasajes del Nuevo Testamento obviamente usan la palabra Señor como un término de respeto para Jesús (Juan 4:11). Puesto que los primeros Cristianos eran monoteístas, como lo eran los Judíos, si usaron la palabra Señor en el sentido sagrado para Jesús, esta sería la más fuerte evidencia de que pensaban que Cristo era Dios.

       Los Romanos que adoraban al emperador como un dios a menudo debían saludarse el uno al otro y decir "César es Señor". Una de las razones porque los primeros Cristianos fueron perseguidos fue que rehusaron dar ese honor al emperador. Esa practica puede también explicar la importancia de la frase Cristiana, "Jesús es el Señor", eso es, Señor siendo usado en el sentido de Dios.

       Hay varios ejemplos claros donde Jesús es llamado "Señor" en el sentido sagrado en la Escritura. Pablo escribió: "... nadie que hable por el Espíritu de Dios ... puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo" (1 Cor. 12:3). Algunos individuos podrían objetar por medio de decir: "Yo creo en Jesús como `mi Señor' pero ciertamente no pienso que él es Dios". La cuestión importante es que se quiere decir por la palabra Señor. Cualquiera puede pronunciar las palabras "Jesús es el Señor" y algunos aún quieren decirlo en el sentido de maestro, pero eso no es acerca de lo que Pablo está hablando. Varias cosas indican que Pablo estaba haciendo una declaración acerca de la divinidad de Jesús.

       Si uno fuera a pedirle a una persona que niegue la deidad de Cristo si él o ella "alaba al Señor", esa persona tendría que preguntar: "¿Quién quiere decir usted?" Ese es el punto. A través del Nuevo Testamento, Dios y Jesús son llamados Señor. La respuesta general de él o ella que sería apta para dar es: "Yo oro a Dios, pero no creo en la oración a Jesús". En respuesta, hay cinco pasajes en el Nuevo Testamento donde la oración es ofrecida a Jesús en el cielo como Señor (o el Hijo de Dios).

       Pedro y Pablo, cada uno, hizo la afirmación de que Jesús es "Señor de todos" (Hechos 10:36; Romanos 10:12). Pablo también dijo: "... porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria" (1 Cor. 2:8). ¿Quién es el Señor de gloria? El Salmo 24:10 dice que "... Jehová de los ejércitos, es el Rey de gloria". (Véase también Salmo 96:7-8).

       En 2 Corintios 4:4-5, Pablo llama a Jesús Señor, diciendo: "... el dios de este siglo [Satanás] cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor ..." De esta manera, Cristo, la imagen de Dios, es Señor.

       Pablo usó el mismo lenguaje e imaginación al llamar a Jesús Señor que usó Isaías en el Antiguo Testamento de Yavé (Jehová):

Jesús

"... en el nombre de Jesús se doble toda rodilla ... y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor..." (Filip. 2:10-11).

Dios

"... yo soy Dios, y no hay más ... a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua. Y se dirá de mí: Ciertamente en Jehová está la justicia y la fuerza ..." (Isaías 45:22-24).

       Pablo, un erudito del Antiguo Testamento y Fariseo, no habría usado ese paralelo por accidente.

       Jesús se refirió a Sí mismo como "Señor del Sábado", una referencia a Sí mismo como creador del día de reposo. En Exodo 31:13,17 Dios dijo: "... guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros ... Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel". Para el Judío, Yavé era ambos, autor y Señor del día de reposo. Cuando algún Fariseo reprendió a Jesús por permitir a Sus discípulos recoger grano el día de reposo, de esta manera violando la ley, por "trabajar", El dijo que todo estaba bien porque él era "Señor del día de reposo" (Mateo 12:8).

       Los Judíos que lo escucharon consideraron Sus palabras blasfemas. Luego, ese mismo día de reposo, fue a la sinagoga y dió de nuevo importancia al "trabajo", sanando a un hombre, lo cual los enfureció mas. Eso, también, era violación del día de reposo acorde al entendimiento de ellos. Irritados ante Su declaración de autoridad que solamente Dios podía tener, trataron de matarlo (Mateo 12:14).

       Para reiterar, acorde a Deuteronomio 6:4 y Marcos 12:29, puede haber solamente un Señor.

       ¿Quien era el Señor de Isabel? En el texto Griego del Evangelio de Lucas, cuando María visita a su prima Isabel, Leemos en 1:43 que ésta dice a la bienaventurada madre del Mesías: "¿Por qué se me concede esto a mi, que la madre de mi Señor venga a mí?". Ahora bien: ¿Es concebible que una mujer judía, con mentalidad monoteísta, pudiera reconocer otro Señor fuera de Jehová? Tal cosa habría sido una blasfemia. Observemos, asimismo, que Jesús ya era el Señor de Isabel aun antes de haber nacido, como también lo era de David: Salmo 110:1; Mateo 22:41-46. Y este Señorío sólo es aplicable a Jehová.6 (Compárese con Ap. 11:15).

 

¿Es Cristo Jehová?7 

       Desde la caída del hombre y su enajenación de Dios, el que siempre ha tratado con los seres humanos, tanto durante el Antiguo como durante el Nuevo Testamento, ha sido Cristo Jesús. El mismo Emanuel que anduvo sobre esta tierra, que dio su vida para salvarnos, es el que la Biblia identifica como Jehová. Con suma frecuencia, el nombre Jehová alude al mismo Cristo. "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30).

 

Jesús es Jehová Dios8 

       ¿Quién es el Autor de la creación? Jehová Dios (Isaías 42:5). Jehová lo creó todo (Gén. 1:1; Salmo 19:1; 136:5-9; Proverbios 3:19; Jeremías 10:12,16). Pero aún más; según Isaías 44:24, Jehová no usó ningún "socio" o "colaborador" (como afirman los Testigos) que lo ayudase. Cuando pasamos al Nuevo Testamento leemos: "Todas las cosas por el [Cristo] fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho" (Juan 1:3; Comp. Col. 1:16).

       ¿Cómo compaginar estos textos con Isaías 44:24? Llegamos irremisiblemente a la conclusión de que Jesús es Jehová mismo, pues Dios no tuvo ningún ayudante al estilo de lo que afirman los ruselitas, sino que hizo todas las cosas por medio del Hijo (Heb. 1:2), el cual es "uno" con Jehová, Dios Padre. Muchos otros textos muestran que Jesús es Jehová Dios.

       Que la Biblia enseña claramente que Cristo creó todas las cosas es bastante fácil de mostrar. «Todas las cosas vinieron a existir por medio de él, y sin él ni siquiera una cosa vino a existir» (Juan 1:3, TNM). Si todas las cosas que «vinieron a existir» se hizo por medio de Cristo, entonces él mismo no puede haber «venido a existir». Ya hemos mencionado Colosenses 1:16, el cual declara que «en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él» (traduciendo literalmente; compare la Kingdom Interlinear Translation [KIT], publicada por la Sociedad de la Torre del Vigía). Si todas las cosas que fueron creadas, fueron creadas en, por medio, y para él, se sigue que él mismo no fue creado.. Hebreos 1:2 dice, «... mediante el cual [el Hijo] él [Dios] hizo el universo» (KIT). Esto implica, por supuesto, que el Hijo trasciende al universo.

       Los TJ tratan de voltear esta evidencia sobre su cabeza por medio de señalar que todos estos textos dicen que Dios hizo al mundo por medio de Cristo, y concluyen de esto que Cristo era de Dios su «socio menor, por decirlo así» (¿Debería Creer Usted en la Trinidad; Pág. 14, Par. 7), en la obra de la creación. Anotan que en 1 Corintios 8:6 la creación es dicha haber venido de Dios, pero por medio de Jesús.

       Hay al menos dos razones de porqué está objeción no puede ser válida. Primero, el Nuevo Testamento también declara que el mundo vino por medio de Dios (Rom. 11:36), específicamente a través del Padre (Heb. 2:10). (La misma palabra Griega traducida «por medio» o «mediante» [dia] o su forma contrastada [di'] aparece en todos estos versículos). Esto significa que «por medio» no implica un papel inferior o secundario en la creación, como afirman los TJ. Aparentemente esto es tan embarazoso para los Testigos que traducen di' como «por» en lugar de «mediante» en Romanos 11:36 - «Porque procedentes de él y por [di'] él y para [eis] el son todas las cosas» (TNM). También como prueba adicional de esto, podemos ver como vierte la Versión Moderna este pasaje de Rom. 11:36 -

       También es digno de notar que Romanos 11:36 dice que todas las cosas son «para» (eis) Dios, mientras que Colosenses 1:16 dice que todas las cosas son «para» (eis) Cristo.

       Segundo, la Biblia enseña que Dios hizo todo el mundo por sí mismo. «... Yo, Jehová, estoy haciendo todo, extendiendo los cielos, yo solo, tendiendo la tierra. ¿Quién estuvo conmigo?» (Isaías 44:24, TNM). [«... Yo, el Señor, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda» - Biblia de las Américas; «... yo soy Jehová, Creador de todas las cosas, el que da expansión a los cielos por sí solo, el que extiende la tierra, sin que haya nadie conmigo» - Versión Moderna]. Por supuesto, la pregunta de retórica «¿Quién estuvo conmigo?» invita a la respuesta de «nadie». Por tanto, es sencillamente imposible desde un punto de vista Bíblico sostener que Dios creó a Cristo y luego creó todo lo demás mediante [o a través de] El. La idea de que el Dios supremo requirió un «socio menor» para hacer el trabajo sucio de crear al mundo es una idea pagana, no bíblica. (Véase también Isa. 48:12-13).9

 

La venida de Jehová 

       Isaías el profeta anunció que Jehová mismo en persona vendría a salvarnos: "Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis, he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo..." (Isaías 35:4-6).

       El cumplimiento de esta profecía la vemos cuando Juan el Bautista, estando en la cárcel manda a preguntarle a Jesús: "¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro? Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio" (Mateo 11:1-5). Estas serían las señales que literalmente acompañarían a Dios durante su estancia en la tierra. Y éstos fueron precisamente los milagros que Jesús realizó durante su ministerio público.

 

El Precursor de Jehová 

       En Isaías 40:3 se dice proféticamente que Jehová tendría un precursor, que prepararía su llegada. Esta profecía se cumplió en el ministerio de Juan el Bautista (Mateo 3:3; Marcos 1:3; Lucas 3:4 y Juan 1:23), el cual preparó el camino de Jesús. Pero fijémonos bien que, en la profecía de Isaías, el Señor a quien hay que preparar el camino es "Jehová... nuestro Dios". Esto prueba también que Jesucristo es Jehová.

 

Jehová sería vendido 

       Zacarías, el profeta, nos dice que Jehová sería vendido (Zacarías 11:12-13). Léase también todo el contexto en el mismo capítulo y se comprobará que quien está hablando en este pasaje es Jehová. El cumplimiento de esta profecía lo vemos en Mateo 26:14-15; 27:9-10. Vemos aquí como el evangelista aplica el cumplimiento de la profecía a Jesús. ¿No constituye esto otra evidencia de que Jesucristo es Jehová.

 

Jehová de gloria10 

       En el Salmo 24:7-8 se describe a Dios como "Rey de gloria ..." Para el apóstol Pablo, este Jehová es el mismo Señor Jesús. Hablando de la sabiduría oculta de Dios, dice que "ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria" (1 Cor. 2:8).

 

Jehová sería traspasado 

       Jehová tenía también que ser traspasado. En Juan 19:33-37 leemos: "Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza... Porque esas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron". ¿No se han dado cuenta los Testigos de que en la profecía del Antiguo Testamento es Jehová mismo aquel a quien traspasaron? Mire lo que dice Zacarías 12:10 y compare al mismo tiempo con Apocalipsis 1:7-8.

 

Jehová, el pastor 

       Otra profecía mesiánica, la de Zacarías 13:7, habla de Cristo como compañero e igual a Dios. Jesús se atribuyó el cumplimiento de esta profecía cuando dijo a los fariseos: "Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas" (Juan 10:11). Y durante la celebración de la última Cena, el Señor añadió a los suyos: "Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor y las ovejas del rebaño serán dispersadas" (Mateo 26:31).

 

Jehová, tropezadero 

       Así ve a Jehová el profeta Isaías, como piedra de tropiezo para los que se obstinan en rechazarle (Isaías 8:13-14). Para el apóstol Pedro este Jehová tropezadero del incrédulo no es otro que el mismo Cristo (1 Pedro 2:6-8).

 

Jehová de los Ejércitos 

       En la famosa visión de Isaías, cuando el profeta vio al Señor "sentado sobre un trono alto y sublime", dice la Escritura que la consecuencia fue que el profeta exclamara con angustia: "¡Ay de mí!, que soy muerto; que siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos han visto mis ojos al Rey, Jehová de los Ejércitos" (Isaías 6:1-5).

       Citando esta profecía Juan escribe: "Isaías dijo esto, cuando vio su gloria [la de Jesús], y habló acerca de él" (Juan 12:41). Isaías dice que vio a Jehová, y el apóstol Juan insiste que a quien vio fue a Cristo.

 

Jehová, el Santo 

       La santidad es atributo esencial de Dios. "No hay santo como Jehová; porque no hay ninguno fuera de ti..." (1 Samuel 2:2), dice Samuel. Y Pedro, refiriéndose a Cristo, declara: "Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo..." (Hch. 3:14).

 

Salmo 68:1811 

       "Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, tomaste dones para los hombres, y también para los rebeldes, para que habite entre ellos JAH Dios". En Efesios 4:8 este pasaje es citado y aplicado a Jesucristo.

 

Salmo 102:25-27 

       Este salmo abre, "Jehová, escucha mi oración" (v.1). Luego, en los versículos que nos interesan, el salmista dijo: "Desde el principio tú fundaste los cielos y la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán". El "tú" de estos versículos es Jehová como lo indica el versículo 1. Este pasaje es citado en Hebreos 1:10-12 como aplicable al Hijo. La única forma en que esto podría ser, en algún sentido, aplicado al Hijo es si el escritor de Hebreos pensaba que él era Jehová encarnado.

 

1 Pedro 3:14-15 

       Este pasaje cita a Isaías 8:12 y Sig. en parte. Pedro dijo: "Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones ..." El pasaje en Isaías 8:12-13 dice: "... ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo". La cita de este pasaje con la identificación de Cristo como el Señor hace la conclusión irresistible de que Jesús es Jehová.

 

Deuteronomio 30:11-14 

       "Porque este mandamiento que yo te ordenó hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. Ni está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas". Este pasaje obviamente se está refiriendo a Jehová (v.10). Sin embargo, en Romanos 10:6-11, Pablo aplica esto específicamente a Cristo. Aquí está lo que dijo: "Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos, que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado". La única conclusión es que Jesús es Jehová.

 

Señor de señores 

       En Deut. 10:17, Moisés dijo: "Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores ..." En Ap. 17:14, Jesús es identificado como "Señor de señores". ¿Quién es el Señor de señores? Los pasajes no están en conflicto una vez que se identifica a Jesús como Jehová.

 

Conoce los corazones de los hombres 

       En 1 Reyes 8:39, el escritor dijo que sólo Jehová "conoce el corazón de todos los hijos de los hombres". No obstante, Lucas 5:22 y Juan 2:25 dicen explícitamente que Jesús conoce los corazones de los hombres. Nuevamente, esto es armonizado mejor por la admisión de que Jesús es Jehová.

 

La Gloria de Dios 

       En Isaías 42:8, Isaías dijo: "Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas". Sin embargo, en Juan 17:5 y 1:14, es dicho que Jesús tiene la gloria de Dios.

 

Señor del Día de Reposo 

       En Exodo 20:8-11, el día de reposo es apartado y consagrado a Jehová; pertenecía a Jehová porque en ese día El reposó. Sin embargo, Jesús arrogadamente enseñó que el Era Señor del día de reposo (Marcos 2:28). Fue culpable de blasfemia si no era Jehová.

 

Apacigua el Mar 

       En el Salmo 89:8-9, el salmista dijo: "Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿quién como tú? Poderoso eres, Jehová, y tu fidelidad te rodea. Tú tienes dominio sobre la braveza del mar; cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas". Sin embargo, también Jesús sosiega el mar (Mateo 8:23 y Sig.). Jesús ejercitó el poder de Jehová porque El es Jehová.

       A continuación usted encontrará varias listas en donde lo mismo que se dice de Jehová, es lo mismo que se dice de Jesucristo. Y como se expresó en una parte anterior, con suma frecuencia, el nombre Jehová alude al mismo Cristo. Veamos:

JEHOVA12

CRISTO

JEHOVA

CRISTO

La Crucifixión

El Redentor

1. En aquel día, dice Jehová, ... mirarán a mí, a quien traspasaron" (Zac. 12:4,10).

1. Refiriéndose a Cristo: "Mirarán al que traspasaron" (Juan 19:37).

16. "Oh Jehová, roca mía, y redentor mío". "Nuestro Redentor, Jehová de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel" (Sal. 19:14; Isa. 47:4).

16. "Su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre". "La redención que es en Cristo Jesús" (Col. 1:14; Rom. 3:24).

La Preparación del Camino

El Esposo Divino

2. "Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios" (Isa. 40:3).

2. "Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor" [En Griego: Kúrios, refiriéndose a Cristo] (Mateo 3:3).

17. "En aquel tiempo, dice Jehová me hallarás Ishi (mi marido)". "Como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo" (Oseas 2:16; Isa. 62:5).

17. Comparándose al esposo, "Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo?" (Marcos 2:19-20).

La Piedra de Tropiezo

El Buen Pastor

3. "A Jehová de los ejércitos a él santificad;... él será... piedra para tropezar, y por tropezadero para caer" (Isa. 8:13-14).

3. "Acercándose a él [a Cristo], piedra viva,... piedra de tropiezo, y roca para hacer caer" (1 Pedro 2:4,8).

18. "Jehová es mi pastor; nada me faltará". "Yo apacentaré a mis ovejas, yo les daré aprisco, dice Jehová" (Sal. 23:1; Ezeq. 34:15).

18. Dijo Jesús: "Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,... y pongo mi vida por las ovejas" (Juan 10:14-15).

Toda Rodilla y Toda Lengüa

La Luz de la Vida

4. "Por mí mismo (Jehová) hice juramento,... a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua" (Isa. 45:23).

4. "En el nombre de Jesús se doble toda rodilla... y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor" (Filip. 2:10-11).

19. "Jehová es mi luz y mi salvación". "Jehová te será por luz perpetua" (Sal. 27:1; Isa. 60:19).

19. "Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue,... tendrá la luz de la vida" (Juan 8:12).

El Escudriñador

La Roca, la Piedra

5. "Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras" (Jer. 17:10).

5. "El Hijo de Dios,... dice esto:... todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras" (Apoc. 2:18,23).

20. "Jehová roca mía y castillo mío". "Jehová;... la roca de nuestra salvación" (Sal. 18:2; 95:1).

20. De Cristo se dice: "Pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa". "La roca era Cristo" (1 Ped. 2:6; 1 Cor. 10:4).

La Cautividad

El Salvador

6. "Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, tomaste dones para los hombres" (Sal. 68:18).

6. "... del don de Cristo. Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres" (Efesios 4:7-8).

21. "Yo Jehová,... soy tu Salvador". "Yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve" (Isa. 43:3,11).

21. "Un Salvador, que es Cristo el Señor". "Porque no hay otro nombre... en que podamos ser salvos" (Luc. 2:11; Hch. 4:12).

El Primero y el Ultimo

La Verdad

7. "Así dice Jehová... Yo soy el primero, y yo soy el postrero" (Isa. 44:6).

7. Jesús dijo: "No temas; yo soy el primero y el último". "El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió" (Apoc. 1:17; 2:8).

22. "El nombre de Jehová proclamaré... Dios de verdad, justo y recto" (Deut. 32:4).

22. "Jesús le dijo: Yo soy el camino y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6).

El Alfa y la Omega

Dios Inmutable

8. "... Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del Agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo" - Apoc. 21:6-7.

8. Jesús dice: "Vengo pronto, y el galardón que doy está conmigo,... Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin" (Apoc. 22:12-13, Traducción Nuevo Mundo).

23. "Yo Jehová no cambio; por esto,... no habéis sido consumidos" (Malaq. 3:6).

23. "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Heb. 13:8).

El Gran "Yo Soy"

El Justo

9. Dijo Jehová a Moisés: "Yo soy el que soy. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros" (Ex. 3:14).

9. "Jesús le dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo soy" (Juan 8:58).

24. "Jehová es justo". "Justo es Jehová en todos sus caminos" (Salmo 129:4; 145:17).

24. "Jesucristo el justo". "El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados" (1 Juan 2:1; 1:9).

Los Cielos, Obra de Dios

Digno de Adoración

10. "Jehová... Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán,... pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán" (Sal. 102:22,25,27).

10. "Mas del Hijo dice:... tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán,... pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán" (Heb. 1:8,10-12).

25. "No te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová,... Dios celoso es" (Exodo 34:14).

25. Acerca de Cristo, Dios ordena: "Adórenle todos los ángeles de Dios". "Que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla" (Heb. 1:6; Filip. 2:10).

Rey de Reyes

Omnipotente

11. A Jehová el Padre se lo llama: "Bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores" (1 Tim. 6:15-16).

11. De Cristo: "Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es el Señor de señores y Rey de reyes" (Apoc. 17:14).

26. "El Dios omnipotente te bendiga". (Gén. 28:3).

26. "Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra" (Mat. 28:18).

El Nombre de Jehová

Dios Eterno

12. "Todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación" (Joel 2:32).

12. "Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,... serás salvo". "Todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo" (Rom. 10:9,13).

27. Abraham "invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno". "¿No has oído que el Dios eterno es Jehová?" (Gén. 21:33; Isa. 40:28).

27. De Jesús se profetiza: "Un niño nos es nacido,... y se llamará... Admirable, Dios fuerte, Padre eterno". "Sus salidas son desde... los días de la eternidad" (Isa. 9:6; Miqueas 5:2).

La Bondad de Jehová

Omnipresente

13. "Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él" (Salmo 34:8).

13. "Si habéis gustado la benignidad del Señor, acercándoos a él [a Cristo], piedra viva" (1 Ped. 2:3-4).

28. "Oh Jehová,... si subiere a los cielos; allí estás tu; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás". "En él vivimos, y nos movemos, y somos" (Sal. 139:1,8; Hch. 17:28).

28. Cristo "todo lo llena en todo". "Donde están dos o tres congregados, allí estoy yo en medio de ellos". "Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Efe. 1:23; Mat. 18:20; 28:20).

Palabras Eternas

Nuestro Creador

14. La palabra de Jehová es eterna: "Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanecerá para siempre" (Isa. 40:8).

14. La palabra de Jesús es eterna: "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mateo 24:35).

29. "Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos,... el que extiende la tierra; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella" (Isa. 42:5).

29. "Todos las cosas por él [por Cristo] fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho" (Juan 1:3).

El Perdón de los Pecados

Dios Omnisciente

15. "Dice Jehová;... perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado". "Bendice alma mía a Jehová,... quien perdona todas tus iniquidades" (Jer. 31:34; Sal. 103:2-3).

15. "¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?" "El Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados" (Lucas 5:21,24).

30. "Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos". "Todas las cosas están desnudas... a los ojos de aquel..." (Prov. 15:3; Heb. 4:13).

30. Cristo "sabía lo que había en el hombre". "Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos..." "Sabía quien le iba a entregar" (Juan 2:15; Mat. 9:4; Juan 13:11).

 

Jehová Comparado con Jesucristo13 

       La respuesta es a nadie. Sin embargo hay Uno que es comparado con el Señor [Jehová] Dios una y otra vez en las Escrituras. Algunas de las comparaciones significantes son:

Mismos Nombres y Títulos

Jehová

Jesucristo

Dios dijo a Moisés: "Yo soy el Señor" (Exodo 6:2- Biblia de las Américas).

"... porque yo soy Dios, y no hay más" (Isaías 45:22).

Dios dijo a Moisés: "YO SOY EL QUE SOY" (Exodo 3:14).

"El remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte" (Isaías 10:21).

"La cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores" (1 Tim. 6:15).

"Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve" (Isaías 43:11).

"He aquí Dios es salvación mía ..." (Isaías 12:2).

"Jehová es mi pastor; nada me faltará" (Salmo 23:1).

"Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y que roca hay fuera de nuestro Dios?" (Salmo 18:31).

"Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios" (Isa. 44:6).

"... Yo soy el Alfa y la Omega, el y el fin... y so seré su Dios, y él me será mi hijo" (Apoc. 21:6-7).

"Porque Dios nunca dijo a ningún ángel: Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy "... También dice: Tú, oh Señor, afirmaste la tierra desde el principio; tu mismo hiciste el cielo" (Heb. 1:5,10 - Versión Dios Habla Hoy).

"Tomas respondió y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!" (Juan 20:28).

"Jesús les dijo: ... Antes que Abraham fuese, yo soy" (Juan 8:58).

"Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado... y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte ..." (Isaías 9:6).

"Estaba vestido de una ropa teñida en sangre... Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES (Apoc. 19:13,16).

"Y decían a la mujer:... sabemos que verdaderamente este es el Salvador del mundo ..." (Juan 4:42).

"Y en ningún otro hay salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hch. 4:12).

"Yo soy el buen Pastor, el buen Pastor su vida da por las ovejas" (Juan 10:11).

"... porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la Roca era Cristo" (1 Cor. 10:4).

"... Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén..." (Apoc. 1:17-18).

"Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin... Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias..." (Apoc. 22:13,16).

Dignos de la Misma Honra

Jehová

Jesucristo

"Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército ... y los ejércitos de los cielos te adoran" (Nehemías 9:6)

"... porque yo soy Dios, y no hay más ... a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua" (Isaías 45:22-23).

"... ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro" (Apoc. 19:1).

"Señor, digno era de recibir la gloria y la honra y el poder..." (Apoc. 4:11).

"Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos..." (Josué 24:24).

"Vosotros sois mis testigos, dice Jehová" (Isaías 43:10).

"... cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios" (Heb. 1:6).

"Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" (Filip. 2:9-11).

"... Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre... a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos ..." (Apoc. 1:5-6).

"El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza" (Apoc. 5:12).

"... porque a Cristo el Señor servís" (Col. 3:24).

"... y me seréis testigos ..." (Hechos 1:8).

Mismas Cualidades

Jehová

Jesucristo

"Firme es tu trono desde entonces; Tú eres eternamente" (Salmo 93:2).

"Pero tú, Belén Efrata ... de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad" (Miqueas 5:2 - Biblia de las Américas).

"... y se llamará su nombre ... Padre Eterno, Príncipe de Paz" (Isaías 9:6).

"Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos" (Rom. 16:25; Comp. Col. 1:26-27).

"Porque yo Jehová no cambio ..." (Malaquías 3:6).

"Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Heb. 13:8; Comp. Heb. 1:12)

"... porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti ..." (Oseas 11:9).

"Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo..." (Hch. 3:14).

"... ¡Cuán insondables son sus juicios, inescrutables sus caminos!" (Rom. 11:33).

"... me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo" (Efesios 3:8).

"Clemente es Jehová, y justo ..." (Salmo 116:5).

"... abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo" (1 Juan 2:1).

"Y ellos dijeron a Jeremías: Que el Señor [Jehová] sea un testigo veraz y fiel contra nosotros..." (Jer. 42:5 - Biblia de las Américas).

"... He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios..." (Apoc. 3:14).

"Dios es nuestro amparo y fortaleza..." (Salmo 46:1).

"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filip. 4:13).

"Jehová es mi luz y mi salvación..." (Salmo 27:1).

"Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo..." (Juan 8:12).

"Porque tú, oh Señor, Jehová, eres mi esperanza..." (Salmo 71:5).

"Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza" (1 Tim. 1:1).

"... porque dejaron a Jehová, manantial de aguas de vida" (Jer. 17:13).

"... el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:14).

"... al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida" (Ap. 21:6).

"... Si alguno tiene sed, venga a mí y beba" (Juan 7:37).

Mismos Actos

Jehová

Jesucristo

"En el principio creó Dios los cielos y la tierra" (Gén. 1:1)

"Tu [Mi Hijo, Heb. 1:5], oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos" (Heb. 1:10).

"Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas ..." (Nehemías 9:6).

"El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder ..." (Heb. 1:3).

"Espere Israel a Jehová... Y él redimirá a Israel de todos sus pecados" (Salmo 130:7-8).

"Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad ..." (Tito 2:13-14).

"... dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado" (Jer. 31:34).

"Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados" (Lucas 5:20).

"Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne" (Salmo 65:2).

"Si algo pidieres en mi nombre, yo lo haré" (Juan 14:14).

"Entonces claman a Jehová en su angustia, y los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas" (Salmo 107:28-29).

"... Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza" (Lucas 8:24).

"También esto salió de Jehová de los ejércitos, para hacer maravilloso el consejo y engrandecer la sabiduría" (Isaías 28:29).

"Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado... y se llamará su nombre Admirable Consejero ..." (Isaías 9:6 - Biblia de las Américas).

"... Como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos..." (2 Cor. 6:16).

"Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí ..." (Gál. 2:20).

"No temas, porque yo estoy contigo..." (Isaías 41:10).

"... y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20).

"... porque solo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres" 1 Reyes 8:39).

"Y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre" (Juan 2:25).

"... mayor que nuestros corazones es Dios, y él sabe todas las cosas" (1 Juan 3:20).

"... Pedro ... le respondió: Señor tú lo sabes todo; tu sabes que te amo..." (Juan 21:17).

"Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino..." (Jeremías 17:10).

"... yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras" (Apoc. 2:23).

"Y guarda sus estatutos y sus mandamientos ..." (Deut. 4:40).

"Esto os mando: Que os améis unos a otros" (Juan 15:17).

"Porque Jehová al que ama castiga ..." (Prov. 3:12).

"Yo reprendo y castigo a todos los que amo ..." (Apoc. 3;19).

"... nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre" (Juan 10:29).

"... ni nadie las arrebatará de mi mano" (Juan 10:28).

"... y si tanto vosotros como el rey que reina sobre vosotros servís a Jehová vuestro Dios, haréis bien" (1 Samuel 12:14).

"... el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Juan 8:12).

"... he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá ..." (Isaías 35:4).

"... cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo ... para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo" (2 Tesal. 1:7-8).

"... juzgará al mundo con justicia..." (Salmo 96:13).

"Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo" (Juan 5:22).

______________

Salvador14 

       El Dios del Antiguo Testamento declaró inequívocamente que sólo El es el Salvador. "Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve" (Isaías 43:11). Sin embargo, la Escritura declara explícitamente que Jesús también es salvador.

Dios

Jesús

Isaías 43:3 - "Porque yo Jehová [Yavé], Dios tuyo ... soy tu Salvador".

Mateo 1:21 - "... y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados".

Juan 1:29 - "El siguiente día vio Juan a Jesús ... y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo".

1 Tim. 4:10 - "... porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos ..."

Juan 4:42 - "... éste es el Salvador del mundo, el Cristo".

Hebreos 5:9 - "... vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen".

Lucas 1:47 - "Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador".

Lucas 2:11 - "Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor".

       Pablo dijo a Tito que aguardara la esperanza bienaventurada, la "manifestación gloriosa de nuestra gran Dios y Salvador Jesucristo" (Tito 2:13). El contexto de ese versículo es importante. Dentro de un espacio de doce versículos, Pablo usa las frases "Dios nuestro Salvador" y "Jesucristo nuestro Salvador" intercambiablemente cuatro veces (Tito 2:10,13; 3:4,6).

 

Rey 

       Rey es un título que expresa la majestad de Dios. El Salmista escribió: "Porque Jehová es Dios grande, y Rey grande sobre todos los dioses" (Salmo 95:3). Dios dijo: "Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey" (Isaías 43:15). Más de treinta veces en los Salmos, Isaías, Jeremías, Daniel, Zacarías y Malaquías, de Dios es hablado como el "Rey", "Rey de Israel", y "Gran Rey".

       Aun cuando es verdad que el término Rey es a menudo un título humano, el Nuevo Testamento no solamente habla de Cristo como Rey en el mismo sentido que el Antiguo Testamento describe a Dios, sino que Jesús es llamado "Rey de reyes". "... el Cordero [Jesús] los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes" (Ap. 17:14). En la segunda venida de Cristo, las palabras REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES estará en Su muslo (Ap. 19:16). En el Antiguo Testamento, Yavé [Jehová] es referido como el "Dios de dioses y Señor de señores" (Deut. 10:17).

       1 Timoteo 6:14-16 tiene especial importancia. Se lee: "... hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, él único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver ..." El modificado por "Rey de reyes y Señor de Señor" puede referirse ya sea a Cristo o a Dios. Si esto habla de Cristo en Su estado glorificado (Ap. 1:12-18), entonces El sería "solo Soberano", "Rey de reyes", "Señor de señores", el único que tiene inmortalidad, y el que "habita en luz inaccesible" - todos los títulos de deidad. Por otro lado, si este pasaje habla de Dios, entonces ambos, Cristo y Dios participan de los títulos idénticos "Rey de reyes y Señor de señores", como los otros pasajes previamente mencionados lo indican (Ap. 17:14). De cualquier manera, esto argumenta la divinidad de Cristo".

 

Juez 

       El Antiguo Testamento no deja duda de que Dios es el juez del alma de cada persona. "El convoca a los cielos desde lo alto, y a la tierra, para juzgar a su pueblo ... porque Dios mismo es el juez" (Salmo 50:4,6 - Biblia de las Américas). Hay muchas referencias a Yavé [Jehová] como juez (por ejemplo, Génesis 18:25; Salmo 96:13; Hebreos 12:23-24; 1 Pedro 1:17). Sin embargo en el Nuevo Testamento, Dios el Padre ha dejado "... todo el juicio al Hijo" (Juan 5:22). La razón de que todo el juicio es dado al Hijo está declarada en el versículo siguiente: "Para que todos honren al Hijo como honran al Padre ..." ¿Es el Padre honrado como Dios? Por supuesto. Por tanto, el Hijo debe ser honrado de la misma manera.

       Todo este pasaje (Juan 5:17-30) es una de las declaraciones compuestas más fuertes de la deidad de Cristo en toda la Biblia. Jesús es el que "... juzgará a los vivos y a los muertos ..." (2 Tim. 4:1). Es ante el "tribunal de Cristo" que todos compareceremos (2 Cor. 5:10). Romanos 14:10 usa "... el tribunal de Dios" [Biblia de las Américas] en forma idéntica. Ambos, Cristo y Yavé escudriñan los corazones de los creyentes (Ap. 2:23; Jeremías 17:10). De esta manera Jesús y Yavé se colocan como un juez.

 

Luz 

       Luz es usada a menudo para referirse metafóricamente a Dios y Su presencia o revelación. Dios es "luz", "Luz Eterna", "la luz de las naciones", "el que alumbra nuestras pasos" e "ilumina la obscuridad" (Salmo 27:1; Isaías 42:6; 60:19-20; 2 Samuel 22:29).

       Jesús hizo una fuerte declaración de que El era la luz del mundo, no uno que simplemente apuntaba el camino hacia la luz. Dijo: "Yo soy [Ego eimí] la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Juan 8:12). Refiriéndose a Sí mismo, Jesús también dijo: "Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz ..." (Juan 3:19). Dijo: "Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo" (Juan 9:5). El apóstol Juan habló de Jesús como "la luz de los hombres", la "luz verdadera", y el que "alumbra a todo hombre" (Juan 1:4,9). Exactamente como Dios es la luz perpetua, así lo es Jesús (Isaías 60:19-20; Ap. 21:23; 22:5).

 

Roca 

       Roca puede simbolizar muchas cosas, pero cuando se convierte en un nombre para Dios simboliza aliento de Dios, solidez y fortaleza. Exactamente antes de su muerte, Moisés dejó a los hijos de Israel con un cántico recordatorio de quien era Dios y que había hecho por ellos. Dos nombres para Dios que usó fueron Yavé y Roca. "Porque el nombre de Jehová [Yavé] proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. El es la Roca ..." (Deut. 32:3-4; véase también Deut. 32:15,18,30-31). El Salmista llamó a Dios la roca de mi (o nuestra) salvación (Salmo 89:26; 95:1). David adoró a Dios como una "roca" y la "Roca de Israel" (2 Samuel 22:2,3,47; 23:3). En 2 Samuel 22:32 es hecha una pregunta de retórica: "Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?"

       En el Nuevo Testamento, a Jesús le es dado el título de "Roca". Pablo se refirió a los hijos de Israel en el desierto con Moisés, escribiendo: "Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo" (1 Cor. 10:4; véase Exodo 17:6; Neh. 9:15). Pablo se estaba refiriendo aquí simbólicamente a los hijos de Israel siendo alimentados por Dios - maná de Yavé (v.3), bebieron de Cristo (v.4). De esta manera, en el pensamiento de Pablo, Jesús era Yavé.

       Pablo también habló de Jesús como una "piedra de tropiezo" (Rom. 9:33). Pedro se refirió a El como "piedra viva", "piedra de tropiezo", "piedra del ángulo, escogida y preciosa", y "la piedra que los edificadores desecharon" (1 Pedro 2:4-8).

 

Redentor 

       La palabra redentor significa uno que compra. Cuando la humanidad estaba espiritualmente en bancarrota, incapaz de salvarse a sí misma, Dios el Padre voluntariamente y con predeterminación (Hechos 2:23) sacrificó a Su Hijo por la redención de todos, abriendo la puerta para que cualquiera sea reconciliado con Dios. Las Escrituras dicen que Dios es un Dios de "... abundante redención" (Salmo 130:7-8), el "Redentor" (Isaías 48:17; 54:5; 63:9), el que "rescata" nuestras vidas "del hoyo" (Salmo 103:4). Finalmente la redención del pecado solamente puede venir de Dios.

       Jesucristo es nuestro redentor del pecado. "En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados ..." (Efesios 1:7). Jesús es el que ha comprado nuestra "eterna redención" (Hebreos 9:12). Pablo dijo a los ancianos en Efeso que "... pastorearan la iglesia de Dios, la cual El compró [redimió] con su propia sangre" (Hechos 20:28). Eso puede referirse solamente a la muerte de Cristo en la cruz. Jesucristo es Dios el Hijo nuestro Redentor.

 

Creador 

       En el primer versículo en la Biblia se lee: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra" (Gén. 1:1). Dios es identificado claramente como el creador. Haber dicho algo diferente habría sido blasfemia para los Judíos. Una y otra vez Dios ha dicho haber creado al mundo (Job 33:4; Salmo 95:5-6; 102:25-26; Ec. 12:1; Isaías 40:28).

       El Nuevo Testamento afirma la Deidad de Cristo por medio de hablar de El como el creador:

       La cuerda de los pronombres conectados hace claro que la persona de quien se está hablando es Jesús:

       Pablo expresó el mismo pensamiento:

       El texto indica que Pablo estaba escribiendo acerca de Jesús. Los pronombres conectados se refieren solamente a una persona. Ellos hablan de una persona por medio de quien "todo fue creado", quien es "la cabeza de la iglesia". Acorde a Efesios 5:23; Juan 1:1, y 1 Corintios 15:20, Jesús fue el de todas esas cosas.

       El escritor de Hebreos subraya el mismo punto. "Dios ... en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo" (Hebreos 1:1-2). En el mismo capítulo, como el "Hijo" (v.8) aún está siendo dirigido, el escritor continuó para declarar: "Tú, oh Señor [Jesús], en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos" (Hebreos 1:10).

 

Dador de Vida 

       El momento de coronación de la creación fue cuando Dios "formó al hombre ... y sopló en su nariz aliento de vida ..." (Génesis 2:7). En Deuteronomio 32:39, después de decir: "... no hay dioses conmigo", Dios dijo que es el único que "hace vivir" (Compare el Salmo 36:9).

       Jesús dijo: "Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo ... da vida" (Juan 5:21). Antes de resucitar a Lázaro de los muertos, Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida ..." (Juan 11:25). Llegó hasta decir que El era el dador de la vida eterna. "Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano ... Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:28-30). Jesús dijo que las Escrituras (refiriéndose al Antiguo Testamento "... son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida" (Juan 5:39-40).

 

Perdonador de Pecados 

       Dios es el que perdona "... la iniquidad, la rebelión y el pecado ..." (Exodo 34:7; véase también Nehemías 9:17; Salmo 86:5; 130:4; Isaías 55:7; Jeremías 31:34; Daniel 9:9; Jonás 4:2). Jesús, el Hijo de Dios, puede perdonar pecados. Colosenses 2:13 y 3:13 hablan de Jesús como quien perdona los pecados. Jesús dijo a Pablo que para "recibir perdón de pecados" uno debe tener "fe en El" (Hechos 26:18).

       Algunas personas lo buscaron para que sanara a un amigo, a un hombre paralítico (Marcos 2:1-12). Mientras Jesús estaba enseñando en una casa, bajaron al hombre a través del techo de tal forma que se colocó a los pies de Jesús. Tocado por la fe de ellos en El, Jesús dijo al paralítico: "Hijo, tus pecados te son perdonados" (v.5). ¡Qué arrogancia! ¡Qué presunción! pensaron algunos individuos en la multitud. ¿Cómo podía Jesús conocer los pecados del paralítico, mucho menos ofrecer perdón, cómo, si los pecados habían sido cometidos contra Dios? La respuesta de Jesús fue clara. No estaba siendo arrogante. Estaba hablando la verdad. Aquí estaba la prueba: "Para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados,... Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa". El hombre lo hizo, y todos estaban asombrados y glorificaron a Dios.

 


Anotaciones

1 Jesús, Una Defensa Bíblica de Su Deidad, Josh McDowell & Bart Larson, Págs. 15-32.

2 Radiografía del Jehovismo, Págs. 52-58.

3 Proceso a la Biblia de los TJ, Eugenio Danyans, Págs. 68-69.

4 Perversiones y Prejuicios de la Sociedad de la Torre del Vigía, Gerald Wright, Págs. 9-16.

5 Jesús, Una Defensa Bíblica de Su Deidad, Pág.33-37.

6 Proceso a la Biblia de los TJ, Pág. 150.

7 Radiografía del Jehovismo, Pág. 59.

8 Proceso a la Biblia de los TJ, Págs. 132-137.

9 ¿Por Qué Debería Creer Usted en la Trinidad?, Robert M. Bowman, Jr., Págs. 33-34.

10 Apuntando a la Torre, Juan Antonio Monroy, Págs. 107-108.

11 Truth Magazine, Vol. 21, Págs. 211-213, Mike Willis.

12 Radiografía del Jehovismo, Págs. 59-65.

13 Como Responder a los TJ, Herbert Kern, Págs. 12-15.

14 Jesús, Una Defensa Bíblica de Su Deidad, Págs. 37-47.

 

Por Jaime Restrepo

 

Click to View

Click to View

www.bible.ca: EN ESPAÑOL

www.bible.ca: IN ENGLISH