La Ofrenda Y Los Inconversos

 

       Pregunta: ┐Puede la iglesia...recoger ofrenda los domingos de inconversos? En III Juan 7 dice, "porque ellos salieron por amor del nombre de El, sin aceptar nada de los gentiles". (Pregunta de Nicaragua)

       Contestación: Juan habla en III Juan de evangelistas que necesitaron la hospitalidad de Gayo porque no aceptaron nada de los gentiles entre los cuales predicaron. Se habría visto mal si ellos hubieran pedido dinero de los inconversos a quiénes predicaron.

       Aunque no creo que el texto tenga mucho que ver con lo que algún inconverso eche en la colecta, conviene hacer algunas observaciones.

 

ALGUNAS OBSERVACIONES

       (1) No se debe pedir ayuda financiera de los que no sean cristianos. La Biblia autoriza que las iglesias suplan sus necesidades a través de las ofrendas voluntarias de los santos (I Cor. 16:1,2). Cualquier esfuerzo para pedir ayuda financiera de los inconversos a través de ventas, campañas financieras, etc. queda sin autorización bíblica.

       (2) Creo en ciertas ocasiones es sabio decir con mucho tacto antes de la ofrenda que ella es para los miembros de la iglesia local y que las visitas no deben sentir obligados a ofrendar. (No diga algo como, "no es para ustedes las visitas, sino solamente para cristianos", porque muchas visitas piensan ser cristianos y se sienten ofendidos al ser descritos como "no cristianos".)

       Sin embargo, si un inconverso pone algo en la colecta sin que nadie le pida tal acción, este acto es de él y por lo tanto la iglesia no debe sentirse mal. Su acto no "contamina" la ofrenda, ya que ella no es ningún "sacramento" la cual puede ser profanado por un inconverso (o un hipócrita) que eche allí algo.

       Creo conviene que la iglesia no rechace esta ofrenda no pedida. He visto un caso en el cual un inconverso se ofendió cuando algunos hermanos trataron de devolverle el dinero que había puesto en la colecta.

       El caso bíblico que más llega a mi mente al pensar en esta pregunta es el de Cornelio quién hacía muchas limosnas al pueblo antes de ser cristiano (Hechos 10:2). Dios aceptó estas limosnas porque el ángel le dijo, "...tus limosnas han subido para memoria delante de Dios" (vs 4). Aunque habría sido mal pedir dinero de un inconverso como Cornelio, Dios aceptó su dinero como un gesto de su buena voluntad aunque todavía no había llegado a ser cristiano.

       En resumen, creo que una iglesia local no debe pedir dinero de inconversos, pero sí puede aceptar lo que se eche en la colecta sin investigar de quién procede.

Por Gardner Hall

 

Hacher Click para navigar

Hacher Click para navigar

www.bible.ca: EN ESPAÑOL

www.bible.ca: IN ENGLISH